LA VERDADERA CULPABLE DE SU MUERTE

Se precipitó a la calle
Cuando limpiaba las ventanas
 
Después del cariño que había mostrado hacia ellas
(Ellas) le arrojaron cinco pisos hasta el suelo
 
No pudo contar su historia
Murió estampada en la calzada
 
Se comenta en el vecindario que
Nunca limpiaba nada
(Nada) excepto
 
Las ventanas
 
Y que fueron ellas las que intentaron salvarle
Y que fue una banqueta rota y sucia
La verdadera culpable
 
De su muerte
 

Publicado por

Txema Maraví Artieda

Soy de mi pueblo de toda la vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *