NADIE SALTA EN LOS CHARCOS

No hacen falta licencias
 
Somos restos de una batalla eterna
Entre bandas rivales
 
Las pistolas de juguete
Son manos que salen de bolsillos
Son dedos índices que apuntan al pecho
 
La gente decente no bebe ni fuma
El demonio les lleva por otro camino
 
Los cirujanos operan borrachos
Las videoconsolas vienen con un solo mando
 
Y nadie salta en los charcos
 

Publicado por

Txema Maraví Artieda

Soy de mi pueblo de toda la vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *