ÉCHATE LA SIESTA

No te acostumbres a la luz
No te acostumbres a la luz del día
 
Confía en la oscuridad
 
Piensa que tu sombra te traiciona
y perdida en la penumbra
no tiene nada que hacer contigo
 
Se diluye tu contorno
entre la nieve
de un congelador cerrado
 
Se diluye tu mente
protegida de la luz
 
Enciérrate y baja la persiana
Haznos ese favor
 
Échate la siesta
y olvida tu nombre
de vez en cuando
 

Publicado por

Txema Maraví Artieda

Soy de mi pueblo de toda la vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *