EL ZUMBIDO DE UN MOSQUITO

Estoy flipando conmigo.
Esta boca, si no mequivoco, no es mía.

Cuando
acabe con todo
este juego de hacerme daño
seré lo más parecido a una persona feliz.

Mientras tanto
sigo escuchando el zumbido de un mosquito.

Escucho su zumbido pero
no lo veo.

Publicado por

Txema Maraví Artieda

Soy de mi pueblo de toda la vida.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.