BODEGA COSTA BRAVA

Quiero
beberme un vaso de vino
pero no puedo porque la bodega Costa Brava
está llena de pedorros.

Pedorros
y más pedorros.

No como yo.

Que tengo cierta relevancia.
Que tengo líneas en la prensa oficial.
Me gustan mis defectos personales, no quiero cambiarlos.

Con el tiempo he aprendido a aceptarlos.

Tener
la reverb
del ampli siempre
a tope y activar el pedal
de reverb sólo en partes concretas.

Esa es mi máxima.

Borracho de vino
me lanzo de rodillas contra el suelo de una bodega de Pamplona
y luego como un niño pequeño me aferro
a las fuertes piernas de
mi madre.

Publicado por

Txema Maraví Artieda

Soy de mi pueblo de toda la vida.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.