VIDA EN LA TIERRA

Ahora
que no es verano
y que hasta dentro de quince días
no puedo volver a pedir cita, por todo lo acontecido,
he decidido marcharme.

Me marcho a un lugar extraño pero cargado
de
novedad
para ti, no para mí.

Un lugar donde las ratas, el miedo y las cucarachas no muerden.
Un lugar donde si chupas el suelo chupas el cielo.

En el suelo el mango de un paraguas
no es el mango de un
paraguas.

En el suelo nada es lo que parece.

Un ser benévolo con su chaleco dorado gigante
y su amigo inventado con chaleco
granate gigante.

Allí están todos para ayudarte.

No es la primera vez que visito este lugar.
¡Bah!
Nada ha cambiado.

Sigue siendo mejor que esto que llamáis
vida en la tierra.

Publicado por

Txema Maraví Artieda

Soy de mi pueblo de toda la vida.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.