CARAS TRISTES

Donde hay mucha gente,
mucha gente bosteza,
y ríe, y tose.

Los reventados
más cultos revientan la sala.
De lo que se trata es de
reventar.

Si encuentras
colgada de una silla
una bolsa de plástico con un trozo de dedo,
llama a la policía.

Si encuentras una falange llama.
Llama, no te cortes, y luego sal a la calle.

Hace un frío de cojines.

Un frío mullido, de algodón y tela.
Sólo quieres llegar y ver el futbol en casa
calentito.

Sólo quieres llegar y mear.

Y que tu charco de meada dibuje murciélagos.
Son búhos.
Son caras tristes.

Publicado por

Txema Maraví Artieda

Soy de mi pueblo de toda la vida.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.