CUA, CUA

Me obligan a ser un pato.
Y no me fío de los
patos.

Cua, cua.

Una cadena de hombres desnudos
agarrados del rabo rodea
mi casa.

Cua, cua, cua.

Un estornudo violento que tiene el tamaño
de un perro pequeño flota
en el aire.

Cua,
cua, cua,
cua, cua, cua.

Publicado por

Txema Maraví Artieda

Soy de mi pueblo de toda la vida.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *