MADRE, ME PICA EL PIE

Me
gustaría no
tener nada que perder.

Madre, me pica el pie.
Madre, déjate
la piel.

Puedo imaginar
mi vida contigo en otra dimensión.
Yo seré tus amigas, yo te ayudaré a barrer
esa capilla del siglo dieciséis.

En esa capilla te casarás de nuevo,
y de nuevo seré,
y de nuevo recibiré tu mismo
amor sin condición.

Me gustaría no tener nada que perder.

Madre, me pica el pie.
Madre, déjate
la piel.

Publicado por

Txema Maraví Artieda

Soy de mi pueblo de toda la vida.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *