BRILLA UN ROSTRO

Venimos de
un tupper en la tripa
y hacia un tupper en la tripa
nos dirigimos.

Mientras tanto, los insectos xilófagos
devoran los muebles y los marcos
de las puertas.

Brilla un rostro.

Un rostro nos vigila desde
una ventana enana.

Brilla un rostro.

Nos persigue un ruido
de maleta con
ruedas.

Publicado por

Txema Maraví Artieda

Soy de mi pueblo de toda la vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *