SARTENES QUEMADAS

Me gustaría poder
manipular los semáforos
con un Lenovo portátil desde
mi balcón.

Me gustaría caminar erguido
con una bandeja de horno entre las manos
y reconocer que un horno sólo sirve para esconder
sartenes quemadas,
sartenes llenas de aceite usado,
sartenes sucias y rayadas que ya no
sirven para nada.

Publicado por

Txema Maraví Artieda

Soy de mi pueblo de toda la vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *