DÍSELO AL ELOY

Me gustó en el barranco,
díselo al Eloy.

Dile cómo miran los niños a las personas.
Dile cómo lo hacen sin disimulo
tanto rato seguido.

Se oye una batidora en el rellano.
Se oye pisar un clavo.
Díselo al Eloy.

Dile que andando se puede llegar al hayedo.
Dile que su miedo ensucia el aire.

Dile que
que te digan que
eres un ángel pone
la carne de
gallina.

Publicado por

Txema Maraví Artieda

Soy de mi pueblo de toda la vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *