LA RANA CANSADA

Pensaba
una rana posada
en la piedra de una charca.

Me siento un poco aturdida, siempre
buscando el amor en lugares
equivocados, me cuesta
entender al resto de

los anfibios.

Un grupo de ranas
cruzó de pronto
la charca.

Míralas qué aburridas, míralas qué inútiles,
ya no giran sus panzas hacia la luna,
ya no brillan sus cuerpos

mientras nadan.

Y la rana saltó al agua, y giro su blanca panza
hacia la luna, y dejó de nadar, y brillante
acabó en el fondo de

la charca.

Publicado por

Txema Maraví Artieda

Soy de mi pueblo de toda la vida.

2 comentarios sobre “LA RANA CANSADA”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *