NO SIRVE PARA NADA EN EL SUELO

Te lo cuento por
teléfono, cerca de un túnel,
tengo miedo, siento que todos

gritan mi nombre.

Me oculto, te describo un babero en el suelo,
un babero que ya no recoge

babas.

No sirve para nada en el suelo, te lo cuento por
teléfono, alguien grita mi nombre a lo lejos,
alguien plancha la oreja sobre un banco

de piedra, cerca de unos juncos.

Necesito esa voz que me reconforta, necesito
que desaparezca, entro en el túnel

y se corta la llamada.

Publicado por

Txema Maraví Artieda

Soy de mi pueblo de toda la vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *