SOBRE UN PELO DE NARIZ

No hay nada peor que golpear
el pie desnudo contra una
caja de cartón,

bueno sí,

golpear el pie desnudo
contra una caja de

acero.

Así empieza todo, así empiezan mis poemas,
luego resulta

que un calcetín en la papelera,
que froto una lámpara y pido diez deseos,
que odio los dragones y los drones,
que soplo por un tubo y escribo

sobre un pelo de nariz.

ALUMINOSIS

Io trovo
laboro in questa plaza,
la gente la cruza como si ellos
no existieran, una niña salta en plan

caperucita roja por el bosque.

Io trovo laboro in questa plaza,
las ventanas brillan desde la calle,
como en un sueño que se repite,
una y otra vez la misma

noche.

Io troivo laboro in questa plaza,
el mejor poema lo escribe
una paloma coja, los
edificios sufren de

aluminosis.

PIDE UNA PIZZA

Me han
ordenado que vuele,
ha sido buena política, los pájaros
negros de pico de plata, sus vuelos aleatorios.

Límpiame las manos, me ha dicho el invierno,
límpiame las manos, me ha dicho

la sombra del hielo.

De fondo, la risa de una hiena chilena, en todas
las casas, gente corriente bostezando

en la ducha.

Límpiame las manos, me ha dicho el invierno,
en la quinta balda de tu estantería tienes
polvo acumulado, no lo limpies,

pide una pizza.