SOBRE UN PELO DE NARIZ

No hay nada peor que golpear
el pie desnudo contra una
caja de cartón,

bueno sí,

golpear el pie desnudo
contra una caja de

acero.

Así empieza todo, así empiezan mis poemas,
luego resulta

que un calcetín en la papelera,
que froto una lámpara y pido diez deseos,
que odio los dragones y los drones,
que soplo por un tubo y escribo

sobre un pelo de nariz.

Publicado por

Txema Maraví Artieda

Soy de mi pueblo de toda la vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *