EN EL CIELO TODAS

Un pueblo que no tiene nombre,
se agitan los toldos, 
ruedan las hojas de los árboles,

la gente sólo duerme.

Un pueblo que no tiene nombre,
un trozo de plástico, 
un trozo de plástico hundido

en el barro verde.

Un pueblo que no gira, 
una puerta desvencijada, 
y las cotillas que no cotillean, 

en el cielo todas.

Publicado por

Txema Maraví Artieda

Soy de mi pueblo de toda la vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *