COMO HICIMOS ANTAÑO

Por esos
golpes tontos,
por esos que nadie puede ver,
merece la pena seguir

intentándolo.

Y no me refiero a fumo menos,
como menos y me cuido

más.

No, me refiero a que a pesar del hartazgo,
vamos a cantar, vamos a robar
guitarras, como hicimos

antaño.

Publicado por

Txema Maraví Artieda

Soy de mi pueblo de toda la vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *