LAS FORMAS IMPREGNADAS EN LOS MUEBLES

Cuando caigan todos los complejos,
sólo entonces apreciaréis

las perchas,

y los llaveros de goma,
y la ropa con olor a escarcha,
y los bancos de piedra que dominan
lenguas muertas,

musgo inerte de mausoleo.

Y en la báscula que pesa
los pecados del mundo,
aprenderéis a masticar los entresijos
de las baldosas,
gusto incoloro de barro

seco.

No lo digo yo,
lo dicen las formas impregnadas
en los muebles,
y los muros convertidos

en cárcel ahora.

Publicado por

Txema Maraví Artieda

Soy de mi pueblo de toda la vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *