LA NOCHE DE SEPTIEMBRE

Seguro que iba caminando por la carretera
y no me cruzaba con el viento, seguro
que la luz era extraña como en un
sueño, seguro que venía de
recoger palabras del

extrarradio

y pensando en cómo miraba la noche
de septiembre cuando

al día siguiente

tenía que ir al colegio, el verano
había terminado y yo sólo
quería detener el

tiempo.

Publicado por

Txema Maraví Artieda

Soy de mi pueblo de toda la vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *