LA NOCHE DE SEPTIEMBRE

Seguro que iba caminando por la carretera
y no me cruzaba con el viento, seguro
que la luz era extraña como en un
sueño, seguro que venía de
recoger palabras del

extrarradio

y pensando en cómo miraba la noche
de septiembre cuando

al día siguiente

tenía que ir al colegio, el verano
había terminado y yo sólo
quería detener el

tiempo.

Publicado por

Txema Maraví Artieda

Soy de mi pueblo de toda la vida.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.