SU CONVERSACIÓN

Su conversación era
más aburrida que
un martillo

rompe cristales.

Se conocieron en el Complejo Pirenaico,
se compraron ropa de marca,
se calzaron gorros de lana,
se abrigaron y

hablaron.

Y hablaron, uno
de los padres del otro,
el otro de sus padres y el resto

de las cañas que costaban cinco euros.

Hacía frío, hacía mucho frío y los chicos
se divertían en el Complejo Pirenaico,
y hablaban, uno de los padres del
otro, el otro de sus padres y el
resto de las cañas que no
estaban tiradas con

amor.

Publicado por

Txema Maraví Artieda

Soy de mi pueblo de toda la vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *