MUY MONAS

Desde
aquella deliciosa
mañana de primavera, ellas
comparten mi vida y aliñan mis

ensaladas.

Cuando nos conocimos yo tenía ojos
de gusano borracho y perdido en
el súper buscaba un amigo

de verdad.

Entonces aparecieron ellas haciendo
el tonto con las verduras, las dos
muy monas con el

delantal.

Publicado por

Txema Maraví Artieda

Soy de mi pueblo de toda la vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *