TE VIGILO Y TE QUIERO DESDE UNA PAPELERA

El corazón verde
del tomate se parece a
tu reflejo en un charco, te reconozco
y te quiero a kilómetros pero no
te soporto montado en

tu patinete.

Un edificio de ladrillo no es un edificio rojo,
te observo y te quiero a lo lejos pero no
te soporto montado en tu

bici de carretera.

Te vigilo y te quiero desde una
papelera, cruzas la calzada
y te atropella

un coche.

Publicado por

Txema Maraví Artieda

Soy de mi pueblo de toda la vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *