LA COSECHADORA

Un tiburón
blanco en la pescadería,

está como flaco,
está como dormido

en el hielo.

Dejad en paz a la vieja cigarra enterrada,
dejad en paz a la recién nacida,
seguid las huellas de la
cosechadora que

no cosecha,

dejad en paz al tiburón
blanco.

Publicado por

Txema Maraví Artieda

Soy de mi pueblo de toda la vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *