ADAPTACIÓN CRISTIANA DE SOLSTICIO DE VERANO

Cuando veo un balón pinchado en la carretera,
cuando veo un pastor de ovejas y escucho
la vieja cigarra saco el brazo por la
ventanilla del coche y siento la
muerte de cientos de
mosquitos

entre los dedos.

Y entonces me cruzo con un camión
y pierdo el brazo de cuajo, y por
eso dejo de sentir la mano, y
por eso ya no siento nada

entre los dedos.

Publicado por

Txema Maraví Artieda

Soy de mi pueblo de toda la vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *