IMAGINANDO

Sentado en un banco
esperando el poema imagino
cuatro señoras de pies de plata buscando un
bebé camuflado en los columpios de un colegio abandonado.

Imagino que trabajo cortando jamón de la pata de un cerdo desconocido.
Imagino que me deslizo un lunes como una paloma entre los coches.
Imagino que cerca de la orilla me froto una rodilla excitada.
Imagino que vivo en una casa forrada de moqueta.

Imagino dos millones de cánceres de piel.

Esperando el poema sentado en un
banco imagino que me imagino
sentado en un banco

imaginando.

Publicado por

Txema Maraví Artieda

Soy de mi pueblo de toda la vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *