CHICO, ADMÍTELO

Guarda todo tu dinero debajo del colchón,
escucha la lluvia, prepara diez tortillas
para el Aingeru, pero no hagas
los termos, pero no comas

flores.

Todo lo que te digo te lo digo por tu bien porque
chico la verdad, cada vez que comes una
burger en el Burger King te sientes
como un pez comiendo una
burger cangreburger

en el Crustáceo Crujiente.

¿O no es verdad? ¿Eh?
Chico, admítelo.

Publicado por

Txema Maraví Artieda

Soy de mi pueblo de toda la vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *