SUPONGO QUE DE TODO SE APRENDE

Un órgano de
gobierno que dedicaba
su tiempo libre a dedicarse

te negó hacer lo que más feliz te hacía.

Tu querías estar tumbado y escribiendo todo
el día pero ellos te obligaron a cambiarte

de ropa y a salir de casa.

Supongo que de todo se aprende,
supongo que no vas
a no acordarte

nunca más.

Publicado por

Txema Maraví Artieda

Soy de mi pueblo de toda la vida.

Un comentario sobre “SUPONGO QUE DE TODO SE APRENDE”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *