MIRA CÓMO DOBLA SUS HOJAS EL VIENTO

Me daba pena, me daba mucha
pena mi cabeza

pequeña.

Me daba pena,
me daba mucha pena

mi cabecita

y por eso atropellé un globo rojo,
y por eso lloraba y gritaba

dentro del coche.

La cosa es que nunca tuve mi público
y por eso me quedé absorto

mirando al búho.

Ese árbol tiene
tan pocas hojas que casi se pueden contar
con los dedos de ochenta manos,
mira cómo dobla sus hojas
el viento, mira cómo

las dobla.

TODO EL RATO

No arranca
el motor todo el rato 
como en las películas de terror.

No arranca el motor todo el rato, qué pena
que no me siga nadie con un cuchillo

en la mano.

Qué pena, qué bonito el cielo,
qué pena o qué bendición
que albergue tanto

tarado.

A una calabaza el planeta tierra
se parece girando, a una
calabaza que se pudre

todo el rato.

TENGO ATAQUES DE FELICIDAD

Con una
rueda de carretilla 
me dirijo al fin del mundo.

Piso un charco de color azul,
sigo la línea de color azul,
tengo ataques de

felicidad.

¿Cuándo sabe un viejo que mira las obras
que se ha convertido en un viejo
que mira las obras?

Piso un charco de color azul,
sigo la línea de color azul,
bajo la persiana de mi
habitación con

fuerza.