EN LA GAMECHILD NO HABÍA NADA

Cuando te
duermes conmigo en la cama

mentolada

y me
despierto
contigo en la

cama mentolada.

Cuando
me cuentas que la Barbie rosa
y el hombre del

catálogo.

Cuando te cuento que donde iban
las pilas de la Gameboy
en la Gamechild no

había nada.

Publicado por

Txema Maraví Artieda

Soy de mi pueblo de toda la vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *