UN TRIÁNGULO DE LUZ QUE SE DESPLAZA

Me preguntó que sobre qué solía escribir
pero no le supe contestar.

Le dije.

Prefiero que me quemen.
Un triángulo de luz que se desplaza.
No puedo ir a devolver un libro a la playa.
La impotencia es un gran aliado

de la poesía.

Publicado por

Txema Maraví Artieda

Soy de mi pueblo de toda la vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *