LA RAZÓN

Buscando lubricante con olor a
cerezas en el árbol
encontramos

una multa impregnada de lluvia.

La tripas vulnerables de los peces flotaban
en los charcos y cuatro botes de champú
esperaban ser derramados

en el suelo de la calle.

No dijimos nada más en toda la tarde,
cruzamos el río con desgana

y abrimos cuatro bolsas de basura,
y confirmamos una realidad,
y te marchaste con esa
sonrisa estúpida de
quien sabe

que tiene la razón.

Publicado por

Txema Maraví Artieda

Soy de mi pueblo de toda la vida.

Un comentario sobre “LA RAZÓN”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *