HUNDIDOS EN ARROZ

Nos lanzamos en verano hacia las montañas,
y nos recordamos cuando caía la tarde,
y nos recordamos en la cumbre

bajo las estrellas.

Lo hicimos para confeccionar el poema
y para comprobar que no todo se
arreglaba entre nosotros

hundidos en arroz.

Son leyendas todo lo que cuentan que
hicimos aquella noche, sólo recuerdo

que lo que hicimos lo hicimos

para confeccionar el poema
y para comprobar que no
todo se arreglaba entre
nosotros hundidos

en arroz.

Publicado por

Txema Maraví Artieda

Soy de mi pueblo de toda la vida.

Un comentario sobre “HUNDIDOS EN ARROZ”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *