EL INSECTO EN LA VENTANA NO LO APLASTO

Yo pienso desde mi casa:

No me gustaría toparme con una merluza,
son muy grandes y tienen los dientes

muy afilados.

Tú piensas desde tu trabajo
(sentada en una caja de cartón y medio dormida):

Este corazón es muy cursi, parece un culo
como casi todos los

corazones.

Y los truenos los escuchamos casi a la vez,
y el insecto en la ventana

no lo aplasto.

Publicado por

Txema Maraví Artieda

Soy de mi pueblo de toda la vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *