COSAS QUE PASAN EN EL FONDO DE UN ESTANQUE

Conduzco de noche
con una cartulina negra
pegada en la luna delantera

del coche.

No me deja ver la carretera
la cartulina negra, no me deja ver

una rama de pino rota.

Cuando llegas a mi casa para pedirme dinero
caliento una sopa de ropa vieja que luego

dices que te sabe a gloria.

No te preocupas demasiado porque
charlamos descalzos y lo hacemos

respetando los turnos.

Eres mi amigo cerca de la nevera,
te preparo un café y te marchas
montado en tu palmera de
chocolate.

Desapareces y me dejas solo en la cocina
mirando el póster de un motorista
que con el paso del tiempo

se ha ido
quedando azul.

Publicado por

Txema Maraví Artieda

Soy de mi pueblo de toda la vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *