DOLORES DE PELO FINO

Escribió sus primeros versos cerca de la misma ventana,
cerca del mismo arcón de madera lleno
de ratones de colores.

Dicen que cuando tenía dolores de pelo fino
se adentraba en el bosque de la mente
y que así calmaba sus horas.

Junto al arroyo seguían brillando las palabras,
como lo hace la corriente que
brilla entre las piedras.

Pero los dolores siempre volvían y para eso estaban
los ratones de colores y la perfecta nube blanca
sobre fondo turquesa que bañaba su cuarto de

tonos de atardecer.



Publicado por

Txema Maraví Artieda

Soy de mi pueblo de toda la vida.

2 comentarios sobre “DOLORES DE PELO FINO”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *