LAS OFICINAS SON DE DOBLE VENTANA

No era posible
Que sangrara con la
 
Primera incisión
 
Un chico tan joven y tan guapo
No era posible que
 
Sangrara tanto
 
Los médicos escondieron los almuerzos
El dueño de la morgue sacó las
Tijeras de acero curvas y dijo
 
¿Y qué si sangra?
Ya no queda ni gota de yodo en las garrafas
Las oficinas son de doble ventana
 
Y llueve mucho en la calle
 
Siete horas después de la operación
Decidieron quemar la capilla del cuarto piso
Decidieron caminar como caminan los muertos y salir
 
A tomar el aire
 
Las nubes ocultaban el cielo estrellado
Y el fuego en la capilla iluminaba
 
Los cadáveres robados
 

Publicado por

Txema Maraví Artieda

Soy de mi pueblo de toda la vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *