EL AMANECER SE FUE SIN BRILLO

Tengo el maletero lleno
De tubos y cables

De cobre

La guantera llena
De pilas

Gastadas

Y en el asiento del copiloto
Desborda una regadera

Llena de agua

El amanecer se fue sin brillo
No hubo heridos

Salté una valla

Tuve que largarme
Sin avisar a

Nadie

Ahora conduzco tranquilo
Ya no siento la fiebre de las cabañas

Miro a lo lejos y no veo
Nada

Publicado por

Txema Maraví Artieda

Soy de mi pueblo de toda la vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *