HERENCIA DE ABUELAS

Un ladrón de siete años
ha robado un brazalete de platino
con siete rubíes incrustados
 
Herencia de abuelas
lo llaman
 
Mientras tanto los adultos
se amodorran sentados
en sus butacas
preferidas
 
¿Qué hicimos mal?
 
Cuando entramos a robar en aquel piso
no había nadie pero nos fuimos
 
con las manos vacías
 
Pasamos tanto tiempo discutiendo entre nosotros
que acabamos de pronto
 
convertidos en aves
 

Publicado por

Txema Maraví Artieda

Soy de mi pueblo de toda la vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *