NADA DIVERTIDO

Cuando nos acusaron de robar el videojuego
éramos como ratones
 
muy pequeños
 
Cuando nos acusaron de robar el videojuego
grabamos nuestra voz
 
debajo de la cama
 
Los abrigos de invierno negros
se amontonaron en el cuarto
de sillas de madera
 
Y nadie dijo nada divertido
en toda la tarde
 

Publicado por

Txema Maraví Artieda

Soy de mi pueblo de toda la vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *