EL FANTASMA PERFECTO

Era muy bello
y la envidia de todos los muertos
 
del cementerio
 
Todas las noches paseaba solitario
entre tumbas y cipreses
 
fumando cigarrillos de liar
 
Lo hacía con paso lento
y se dejaba observar por el resto de fantasmas
mientras el viento del invierno agitaba su larga melena
 
y blanqueaba su delicado y melancólico rostro
 
Pero llegó un día que se hartó de todo aquello
Eran muchos años paseando por el cementerio en plan:
 
“Soy el fantasma perfecto”
 
Millones de años haciendo lo mismo a la luz de la luna
 
¡Menudo aburrimiento! – Dijo gritando al cielo
 
Se liberó entonces de sus mortajas de seda y piel
y se convirtió en un viscoso y terrorífico
 
esqueleto
 

Publicado por

Txema Maraví Artieda

Soy de mi pueblo de toda la vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *