JUNTOS HACIA LO DESCONOCIDO

Las piedras blancas que íbamos arrojando al suelo
nos indicaban el camino
 
de vuelta
 
Y sin embargo decidimos seguir andando
cuando ya no quedaban más piedras blancas
 
que arrojar
 
Decidimos adentrarnos un poco más
en el bosque de la incertidumbre
 
Caminar juntos
hacia lo desconocido
 
Tú temblabas de frío
y a mí se me iba la cabeza
 
de vez en cuando
 
De repente
separamos nuestras manos
y empezamos a correr
 
cada uno por su lado
 
Cuando por fin llegamos al descampado
con los brazos arañados y los pies llenos de barro
 
nos detuvimos cansados
 
Y sentados observamos en la cima de una colina
un perro aullando hacia la luna
 
Y acto seguido supimos que jamás volveríamos
a caminar juntos
 

Publicado por

Txema Maraví Artieda

Soy de mi pueblo de toda la vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *