JUNTO A LOS FOCOS

Tengo la marca de una funda rugosa en la cara
que no se puede borrar
 
Y en mis ojeras anidan un montón de pesadillas
que tampoco se pueden borrar
 
Tengo la marca de una funda rugosa en la cara
y una siesta eterna que no se deja despertar
 
grabada en la mirada
 
Y cuando el sol es mi reloj
bajo la persiana y me tumbo de nuevo en la cama
 
Y entonces abro bien los ojos
y reconozco tu silueta en el techo
 
Junto a los focos
 
Y te imagino a mi lado y me duermo soñando
que mi vida contigo
 
no ha terminado
ni terminará
 
jamás
 

Publicado por

Txema Maraví Artieda

Soy de mi pueblo de toda la vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *