UN AMOR TAN SUPERFICIAL

Qué picor
y qué gusto siento
cuando me arranco la postilla del recuerdo
de un amor tan superficial
 
Caminábamos juntos
entre las fincas de la periferia
cuando de repente haciendo el tonto
me resbalé por la cuneta
 
Tú me diste la mano
y me ayudaste a levantarme
 
Y la herida sangraba
Y la gravilla infectaba mi rodilla
 
Y no me importaba el dolor
teniéndote a mi lado
 
Aquella tarde andando
entre las fincas de la periferia
me ayudaste a levantarme
 
Y qué picor
Y que gusto siento
 
cuando lo recuerdo
 

Publicado por

Txema Maraví Artieda

Soy de mi pueblo de toda la vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *