MECANISMO DE DEFENSA

100_0175
La culebra estaba perdida
No sabía hacia dónde se dirigía
 
Tampoco sabía lo que se hacía
cuando mordió el tobillo
de aquel niño
 
Perdió la vida
la pobre culebra
intentando huir de la policía
 
Encontraron su escondrijo
en el hueco del techo de pladur
de una tienda cercana
 
Y al niño no le pasó nada
porque la culebra no era venenosa
 
Su mordisco no era letal
 
Sin embargo
su mecanismo de defensa
sí que lo era
 
para ella
 

Publicado por

Txema Maraví Artieda

Soy de mi pueblo de toda la vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *