IRUÑERÍAS

A una puerta de hierro
se le echa aceite para que no chirríe.

¿Existe algún producto para que no chirríe la madera?

Si estoy en casa y no tengo mechero para
encender un cigarro.

¿Puedo encender un cigarro con la vitro?

El sitio en el suelo de mi toalla mojada
siempre será el mismo.

¿Siempre será el mismo?

Pues creo que les faltó consistencia,
no sé si más cuajo, pero de sabor
brutal.

¿Igual no calenté demasiado la mezcla?

Barajarlo o barajearlo.

¿Cómo se dice?

Tu ponme el zumo, lo único
voy al servicio.

¿Vale?

UN CRUJIDO

Cuando
escuches un crujido
y creas que se acerca el fin del mundo,
y una sonrisa tan grande como
el mundo que quieres ver
desaparecer
se dibuje clara en tu rostro,
escupe una reflexión de mierda,

una de esas que parecen tan
importantes,

lanza una escoba entre los escombros
y grita:

¡No tengo manos!
¡Tengo garras!

Acto seguido esa persona que siente
que tu mundo le pertenece
desaparecerá.

UN MIÉRCOLES DE MIERDER

Un miércoles de mierder
La gente sale
La gente hace recados
Y un viejo sentado en un banco
Se hunde en sus zapatos
Y dentro de los coches
Circulando
Gente afeitada
Gente que raspa

Huele a sofá viejo
Huele a sofá cerrado en la calle

Y a lo lejos ardiendo
Una puerta onírica
Y a lo lejos un niño pequeño
Empujando un globo
A ella le tiembla la mano
Sentada en un banco
Y dos currelas pegando un cartel
Que pone CONTIGO
Y en el suelo el palo quemado
De un cohete

¡PUTO ASCO DE VIDA!

¿Podéis churrar y pasarla bien?
Sablistas, chupadores de botes…
¿Qué tal os va pisando a los demás?

¡Puto asco de vida!

Lo digo mucho últimamente
y nunca he amado más
la vida.

¡Puto asco de vida!
Tengo ganas de cantar.

Llevo tu camisa Marcelino.
No es de seda ni de lino.
Llevo tu camisa Marcelino.
Y con ella me siento divino.

¡Ay Marcelino!
¡Qué bonito eres!
¡Ay Marcelino!

Cómo te imagino
Luciendo tu camisa
Montado en tu Vespino.

UNA MARIPOSA

Esta mañana
he visto desde lejos
marcas de sábanas en tu cara.

Caminas como dormida,
como en una nube.

Luego he visto en el suelo
una flor que nadie pisa
porque nadie la
observa.

Y mis vecinos con chándal…
¡Ay mis vecinos con chándal!
¡Reconocedlo!
Con chándal os tocáis
más el pito.

Y luego…
¡Qué miedo!

Casi me atropella lo efímero,
una mariposa.

Y en el suelo una flor que nadie
pisa porque nadie
la observa.

CLARO QUE NO

¿Estás cansado?
No, estoy pensando.

¿En qué piensas?

Los nuevos adolescentes…
Ya no piensan en piscinas, ni en bosques,
ni en descampados, ni en edificios abandonados…
Ni siquiera piensan en hogueras.

¿Y en qué crees tú que piensan?

Piensan en gimnasios, y en ropa de marca,
y en depilarse hasta el alma,
y en las herencias de sus abuelos,
y en el patrimonio de sus mejores amigos.

¿Lo crees de verdad?
Claro que no.