CONEY ISLAND

Un perro llora encerrado en
el maletero de un coche y
nosotros hacemos ruido
enamorados

en Coney Island.

A mí no macefalta llevar escote
para quererme todo el rato

en Coney Island.

Pasarse de sal es mal en Coney Island.
Da esa impresión en Coney Island.
Creo ques iracundo en Coney Island.
Sestágusto en la sombra en Coney Island.
Te regalo una funda para la muela

en Coney Island.

Te regalo un implante,
te regalo una muela

en Coney Island.

PALOMA MUERTA

Esa forma de ser concreta
en una etapa de la vida concreta

que reconoces y te provoca náuseas.

Ese olor de las tiendas de ropa que tantos
comentarios genera entre

los adolescentes.

Esa paloma muerta que cambia de color en
el suelo de la calle y de fondo esa

zurda melodía peruana.

Ese qué bueno verte después de tanto
tiempo, soy un pavo, soy alto

y no llevo tacones.

TOUCHÉ

Yo quiero que aparques la furgoneta en doble fila
pero tú me dices que lo quieres más fino
para meterle queso

por dentro.

El que no lo es no lo es para todo, me dices.
El que no lo es no lo es para nada,

te contesto.

El todo y la nada se pertenecen y se
mantienen flotando en el cosmos
de la lengua castellana,

me contestas.

Touché.

DE ALUCINE

León Felipe,
recíteme hoy un verso en toda la puta cara
y le diré que me putoencanta no,

lo siguiente.

Quizás el mejor poema del mundo lo tuvo algún día
entre sus manos pero se le olvidó por completo
por no tener entre sus manos una

pluma de ganso.

León Felipe, no se la flipe, acabo
de leer un poema suyo

de alucine.

IMAGINANDO

Sentado en un banco
esperando el poema imagino
cuatro señoras de pies de plata buscando un
bebé camuflado en los columpios de un colegio abandonado.

Imagino que trabajo cortando jamón de la pata de un cerdo desconocido.
Imagino que me deslizo un lunes como una paloma entre los coches.
Imagino que cerca de la orilla me froto una rodilla excitada.
Imagino que vivo en una casa forrada de moqueta.

Imagino dos millones de cánceres de piel.

Esperando el poema sentado en un
banco imagino que me imagino
sentado en un banco

imaginando.

DESDE L’ITALIA

Me ha llamado Sandro Veronesi bastante preocupado
y me ha dicho que recuerda un bosque y que cada
vez que lo recuerda se hace consciente de lo

lejos que queda su infancia.

Como ese sombra de lejos, me ha dicho.
Como ese sombra de lejos,

me ha repetido.

Luego me ha dicho que respeta nuestras flores
y que lo que se hace en la dance floor

se queda en la dance floor.

Yo le he dicho que tranqui, que
llevo pastas para el café y
que me llame otro día

desde L’Italia.

LO SIENTO

Lo siento, perdona,
no sé dónde van las cosas.

Aparco en la periferia como todos,
la gente decente celebra y baila
que luego entre semana

no bailan nada.

Lo siento, perdona,
no sé dónde van las frases.

Me pierdo, me aburro en el poema como la
crema protectora se aburre todo
el año excepto en

verano.

Menos mal quenlavida como en la muerte
algunos privilegios se consiguen

con esfuerzo e inteligencia.

Lo siento, no la
encuentro.

ME DA IGUAL

Has pillado kilos
Me has robado kilos
Kilos de corazón y cerebro
Eres una persona que se fija en lo que hago
Es innegable que tu novio es majo

(Y grande)

Pero te abarca, pero sigues siendo mala
Es que mala es muy moralista
Sigues siendo azul
El azul es triste

Me da igual