CERCA DE GUTIÉRREZ

Algo
se prepara,
algo se cocina en la calle

Mercaderes.

Un cura se toca, un cura se soba
el alzacuellos y se compra de paso un salchichón,
y piensa en el cuerpo del hombre, y siente
su pecho más negro quel sobaco de

un grillo con brillo.

Una mujer tan alta que avanza y me alcanza,
y enroscado en sus largas piernas depiladas
me ahogo, y me despido del mundo con

un grito de socorro.

Algunos niños pijos aparcan sus bicis
de madera y se toman algo en una

terraza de moda.

Y yo digo ponlo en boca de otro,
no lo digas tú, y yo digo muerto
me sobra pudor en la calle
Mercaderes, cerca de

Gutiérrez.

Publicado por

Txema Maraví Artieda

Soy de mi pueblo de toda la vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *