NADA PALPITA

Nada palpita en esa casa
que observo cerrada
desde hace
 
tanto tiempo
 
Las persianas están bajadas
Las persianas están llenas de polvo
y a través de las rendijas
 
Nada palpita
 
¿Fueron felices los habitantes
de ahora ese silencio?
 
Pasillos forrados de papel estampado
y un almanaque obsoleto
arrugado en el suelo
 
Botes de mermelada vacíos
y tenedores oxidados
sobre un mantel de hule
a cuadros
 
rojos y blancos
 

Publicado por

Txema Maraví Artieda

Soy de mi pueblo de toda la vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *