TODAS LAS ESTRELLAS

Cuando por fin habían decidido toda la carpintería
les anularon la licencia de obra
 
También les dijeron que ya no podían
vivir en su propia casa
 
Pero por nada del mundo se iban a marchar
de aquella mole de cemento y barro
 
Pues era su hogar
 
Caminaron descalzos entre flejes
y colgaron cuadros abstractos
de las paredes
 
Una noche despejada
se sentaron en el suelo del salón
y con los pies rozando la fachada helada
 
se quedaron dormidos
 
Poco a poco se fueron apagando
todas las estrellas
 

Publicado por

Txema Maraví Artieda

Soy de mi pueblo de toda la vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *